Hemen zaude

Submitted by orsa_web on Az, 12/02/2020 - 15:37

estabilización de suelos in situ

La estabilización de suelos consiste en mejorar los ya existentes añadiendo nuevos materiales como la cal o el cemento. Esto se lleva a cabo cuando, en la nueva construcción de firmes, se encuentra material que por sí solo, no sería valido para la formación de la plataforma, pero que con este tratamiento, se pueden conseguir la calidad de plataforma exigida según proyecto. Te explicamos cuáles son sus ventajas y los diferentes materiales y procesos que se siguen.

 

Ventajas de la estabilización de suelos

 

La estabilización de suelos se aplica hoy en día a un gran número de proyectos que abarcan desde carreteras y autopistas a caminos rurales, pistas forestales, aparcamientos, vías de ferrocarriles…Entre sus ventajas están:

  1. Aprovechar los suelos de baja calidad y evitar, así, el coste de su extracción y transporte al vertedero.

  2. Reducir el impacto de los agentes climáticos, aumentado su resistencia y erosión.

  3. Permitir la circulación por terrenos complicados.

  4. Obtener una plataforma estable para otro tipo de infraestructuras.

Todo ello se lleva a cabo de manera más efectiva cuando se hace in situ, por vía seca o por vía húmeda, ya que se aprovechan los materiales de la zona y se ahorra en transporte de material.

 

Estabilización de suelos in situ por vía seca

En este procedimiento el conglomerante en seco se distribuye de manera previa al mezclado. Existen dos opciones:

 

Estabilización con cal

 

Se usarán preferentemente cales aéreas vivas del tipo CL 90-Q e hidratadas del tipo CL 90-S y deben cumplir los requisitos establecidos en la norma UNE-EN 459-1. Excepcionalmente se podrán usar cales aéreas del tipo CL 80-Q y CL-80-S cuando su aplicación está ligada a obtener una reducción de humedad o posibilitar el tráfico de obra.

 

Estabilización con cemento

 

Salvo justificación en contrario, la clase resistente a utilizar será 32.5 N. En caso de que el contenido ponderal de sulfatos solubles supere el cinco por mil, se emplearan cementos sulfatoresistentes. Los S-EST3 solo se podrán obtener con el uso de cemento.

 

Estabilización de suelos in situ por vía húmeda

En este procedimiento, el conglomerante se aporta en forma de lechada

Entre sus ventajas destaca la reducción de la pérdida de conglomerante por la acción del viento, ya que la mezcla se produce dentro de la cámara, consiguiendo unas mejores condiciones de dosificación y mezclado, por lo que es un sistema perfecto para obras con restricciones medioambientales.

 

Ejecución de suelo estabilizado

En todos los casos, el proceso a realizar será el siguiente:

  • Estudio de la mezcla y obtención de la fórmula de trabajo

    • se estudia las características del suelo a estabilizar: granulometría, composición química, plasticidad, hinchamiento libre y colapso

    • Se validan las características del agua a utilizar.

    • Se realizan los ensayos correspondientes para la obtención de densidad máxima y humedad optima

    • Se validan los resultados de CBR y resistencia a compresión simple.

  • Preparación de la superficie existente

  • Disgregación del suelo

  • Humectación o desecación del suelo

  • Distribución del conglomerante

  • Ejecución de la mezcla

  • Compactación

  • Terminación de la superficie

  • Curado y protección superficial.

 

En ORSA disponemos de la técnica, experiencia y equipos necesarios para poder reciclar suelos in situ, tanto por vía seca con cal o cemento, como por vía húmeda. De esta forma conseguimos el aprovechamiento de materiales de excavación, a priori desechables, para la formación de explanadas.

Además, en nuestro laboratorio realizamos tanto el estudio previo de los materiales como el posterior control de calidad de la unidad terminada.

Todo ello nos permite ofrecer una solución integral y de la máxima calidad a cada uno de nuestros clientes.